gospel-reflections-800x800-gold-outline
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Gospel for Wednesday

August 15, 2018

Assumption of the Virgin Mary into Heaven – Solemnity

 

He who is mighty has done great things for me

Holy Gospel of Jesus Christ according to

Saint Luke 1, 39-56

Mary set out in those days and traveled to the hill country in haste to a town of Judah,
where she entered the house of Zechariah and greeted Elizabeth.
When Elizabeth heard Mary’s greeting, the infant leaped in her womb, and Elizabeth, filled with the Holy Spirit, cried out in a loud voice and said, “Most blessed are you among women, and blessed is the fruit of your womb.
And how does this happen to me, that the mother of my Lord should come to me?
For at the moment the sound of your greeting reached my ears, the infant in my womb leaped for joy.
Blessed are you who believed that what was spoken to you by the Lord would be fulfilled.”
And Mary said: “My soul proclaims the greatness of the Lord; my spirit rejoices in God my savior.
For he has looked with favor on his lowly servant; from this day all generations will call me blessed.
The Almighty has done great things for me, and holy is his name.
He has mercy on those who fear him in every generation.
He has shown might with his arm, dispersed the arrogant of mind and heart.
He has thrown down the rulers from their thrones but lifted up the lowly.
He has filled the hungry with good things; and the rich he has sent away empty.
He has come to the help of his servant Israel, remembering his promise of mercy, The promise he made to our fathers, to Abraham and to his descendants forever.”
Mary remained with her about three months and then returned to her home.

 

Introductory Prayer:

Lord, I believe in your wondrous, shining glory, although this is hidden from my eyes. I hope in the peace and everlasting joy of the world to come, for this world is a valley of tears. I love you, even though I am not always able to discern the love in your intentions when you permit me to suffer. You are my God and my all.

 

Meditation:

How strong is your hope in the promises of God? Mary is a model of faith and hope for us. And she is among “the first-fruits” of “all those who belong to Jesus” and who share in his triumph (1 Corinthians15:20-24). There is a venerable tradition dating back to the early church which marks Mary’s “falling asleep” (called the Feast of Dormition in many Eastern churches) and her heavenly birthday when she was received into heaven. Her reception into heaven is seen as a sign to all believing Christians of the promise Jesus made that we too would be received into paradise. At the last supper Jesus told his disciples that he would prepare a place for them in his Father’s house. “And when I go to prepare a place for you, I will come again and will take you to myself, that where I am you may be also” (John 14:3).

What enabled Mary to grow in faith and to persevere in hope in the face of obstacles and trials? The Gospel of Luke reveals the presence and power of the Holy Spirit in Mary’s life. When Elizabeth and Mary greeted one another they were filled with the Holy Spirit and with a joyful anticipation of the fulfillment of God’s promise to give a Savior. John the Baptist, even before the birth of the Messiah, pointed to his coming and leapt for joy in the womb of his mother as the Holy Spirit revealed to him the presence of the Anointed King in the womb of Mary.

The Holy Spirit is God’s gift to us to enable us to know and experience the indwelling presence of God and the power of his kingdom. The Holy Spirit is the way in which God reigns within each of us. Mary accepted her mission with uncompromising faith and obedience. She acted with unwavering trust and faith because she believed that God would fulfill the word he had spoken. Her great hymn of praise echoes the song of Hannah (see 1 Samuel 2:1-10) and proclaims the favor of the Lord: God exalts the lowly and he fills the hungry.

The Holy Spirit is ever ready to renew your faith and hope in God’s promises and to make you strong in love for God and your neighbor. Do you live in the joy and confidence of God’s indwelling presence with you through his Holy Spirit?

 

Petition:

Lord, help me to be humble!

 

  1. All Generations Will Call Me Blessed: When Pius XII defined the dogma of the Assumption, it was a cause of great joy throughout the Catholic world. Believed for centuries, it entered the realm of official Catholic dogma. Our Lady is brought to heaven to share in the glory and joy of her Son and our Lord. We have always looked to Mary as our mother, and so the feast of the Assumption continues to fill us with happiness. She is with Christ, and she is our mother more than ever. We entrust ourselves to her in the same way that Pope Saint John Paul the Great did, “Totus Tuus.”

 

  1. Scattering the Proud: Proud people are generally very focused on whatever serves their best interests. So “scattering” is a very good verb to use to indicate what happens to the proud when God goes into action. Mary rejoices in that “scattering,” but who are the proud? Maybe we don’t have to look any further than ourselves. How much we fight with that root sin of pride! Mary is happy when pride gets scattered and the perspective we have widens. Instead of just seeing things from our own myopic point of view, this scattering opens the “thoughts of our hearts” to see others and their needs. Nothing is more Mary-like than that.

 

  1. Lifting Up the Lowly: This feast of the Assumption is proof that God literally lifts up the lowly. Like her Son and his Ascension, Mary is lifted up by God into the realm of eternal life. Sometimes we cling to our pride out of a sort of instinct of self-preservation— “If I don’t look out for number one, who will?” But Mary’s humility is a lesson for us. Our true self-fulfillment lies in becoming everyday more filled with God; we can only do that if we are not filled with ourselves. Let’s ask Mary to help us to live more like her and experience the true joy—the lifting up—that there is in humility.

 

Conversation with Christ:

Lord, I thank you for giving us such a wonderful mother. She helps me to stay on the path of fulfilling your will. Help me to be able to sing a Magnificat in my own soul, “The Almighty has done great things for me!”

 

Resolution:

I will be generous and joyful when I am asked to help.

 

Prayer:

“Lord Jesus, fill me with your Holy Spirit and give me joy in seeking you more closely. Increase my faith in all your promises, my hope in the joys of heaven, and my love for You as my All.”

Evangelio del miercoles

15 de agosto, 2018

Solemnidad de la Asunción de la Virgen María

 

¡Bendita tú, entre todas las mujeres!

Del santo Evangelio según

San Lucas 1, 39-56
En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor! Y dijo María: Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada. Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia – como había anunciado a nuestros padres – en favor de Abraham y de su linaje por los siglos. María permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa.
Palabra del Señor.

Oración introductoria
María, hoy concluye el mes dedicado a honrarte. Gracias por tu compañía. Gracias por tu amor, tu calor y tu cercanía de Madre. Pongo en tus manos este momento de oración, ayúdame a hablar con tu Hijo, a alabarlo y glorificarlo, como lo hacías Tú.

Petición
María, condúceme hacia la transformación completa en Jesucristo.

Meditación del Papa
El relato evangélico de la Visitación nos muestra cómo la Virgen, después de la anunciación del Ángel, no retuvo el don recibido, sino que partió inmediatamente para ayudar a su anciana prima Isabel (…) El Magníficat no es el cántico de aquellos a quienes les sonríe la suerte, de los que siempre van “viento en popa”; es más bien la gratitud de quien conoce los dramas de la vida, pero confía en la obra redentora de Dios. Es un canto que expresa la fe probada de generaciones de hombres y mujeres que han puesto en Dios su esperanza y se han comprometido en primera persona, como María, para ayudar a los hermanos necesitados. En el Magníficat escuchamos la voz de tantos santos y santas de la caridad (…) Quien permanece por largo tiempo cerca de las personas que sufren, conoce la angustia y las lágrimas, pero también el milagro del gozo, fruto del amor. Si nos dejamos contagiar por el ejemplo de María, viviremos de manera concreta la caridad que nos urge a amar a Dios más allá de todo y de nosotros mismos, a amar a las personas con quienes compartimos la vida diaria. Y también podremos amar a quien nos resulta poco simpático. Es un amor que se convierte en servicio y dedicación, especialmente hacia los más débiles y pobres, que transforma nuestros rostros y nos llena de alegría.  (S.S. Francisco).

Reflexión
La prontitud con que María fue a servir a su prima demuestra el verdadero fruto que comporta tener a Jesús en el corazón.
Son varios los comentadores que señalan la primera concepción que se llevó a cabo de la Madre del Señor antes que la física; antes que el Verbo de Dios se hiciera Carne en el Seno de María, se hizo “amor” en su corazón y así ella lo aceptó primero en el alma para luego venir misteriosamente en su vientre a cobijarse. De este modo la imagen de la acogida de Jesús por parte de los cristianos está abierta a todos: hombres y mujeres, santos y pecadores, dignos e indignos. María se mostró inmediatamente dispuesta a los planes de Dios.
Quien ha cobijado de veras a Jesús en el alma podrá dar los frutos que esta identificación comporta. El cristiano de verdad no podrá pasar desapercibido ante la mirada de los hombres, máxime si ellos viven en la justicia de Dios.
Isabel era una mujer justa. Ya mayor parecía que la maldición de Dios era más que un hecho. Mujer maldita era la estéril entre los judíos. La fecunda demostraba la gracia con que Dios la había regalado en su fecundidad. Y de todos modos luchaba por demostrar su amor a Dios junto con su fiel esposo Zacarías, a pesar de que los hechos mostraran otra cosa. Los planes de Dios no son los planes de los hombres.
Muchas veces, más de lo que creemos Dios escribe recto con reglones torcidos. Los justos que parecen despreciados por Dios son en realidad los más amados. Y tarde o temprano Dios los premia. Probados como están por el amor de verdad, son como irresistibles a un Dios que desfallece ante los humildes. Isabel tuvo un hijo. El que sería el más grande profeta, Juan el Bautista.
María va donde su prima para acompañarla y servirla. Ella, la que quiso ser virgen por amor a Dios cuando eso significaba una locura cultural; Ella, que supo acoger al Verbo de Dios primero en su corazón y que lo tuvo realmente presente como un sagrario viviente; Ella que ante tanta prontitud con Dios no podía serlo menos con los hombres aunque eso significara sacrificio. Va a ver a una vieja pariente para servirla. ¿Si eso hizo la que sería la futura madre de Dios, no podríamos servir nosotros de la misma manera?
La persona de María siempre tiene algo de atrayente, algo que resuena en nuestras almas por ser ella el modelo más perfecto de la Creación. Nos encontramos frente a una mujer como ninguna. ¿Por qué? Pues porque su ejemplo de humildad, caridad y prontitud para servir es un fuerte llamado a convertir nuestro corazón, a prepararlo para recibir a ese Niño tan esperado. Él sólo espera encontrarnos listos para darnos todo lo que Él puede dar: la vida eterna.
Contemplemos la escena. María, una joven de unos 15 años, como muchas de su época. Una joven que lleva en su seno la Vida apenas concebida. Camina, peregrina en los montes para llegar a donde está su prima. No se enorgullece al ser nombrada como Madre de Dios. Al contrario, su humildad le hacen abandonar cualquier tipo de comodidad para ir a esos lugares donde se necesite un apoyo, alguien cercano que asista al prójimo sin esperar ninguna clase de recompensa.
El arcángel le ha confesado que quien espera en el Señor nunca será despreciado. Ese fue el caso de Isabel. Y es también la situación de muchas personas que en necesidad o prosperidad, en la alegría o la tristeza saben dirigir su pensamiento a Dios para buscar sólo lo que a él le agrade.
A quien prepare su corazón, como María o Isabel, Dios entre otros tantas gracias espirituales o incluso humanas, no deja de darle el don del Espíritu Santo. Gracias a él podemos estar siempre alegres aun en medio de la adversidad, ser generosos con los demás, caritativos con cualquier persona porque sólo quien tiene a Dios puede darlo a los demás. Cristo viene, ¿estamos listos para recibirlo?

Propósito
Llevar la Buena Nueva del Evangelio a un enfermo o a un necesitado.

Diálogo con Cristo
Jesús, quiero terminar esta oración consagrándome a María. Quiero imitarla en ese abandono total a la voluntad santísima de Dios, en su fe fuerte, en su esperanza inquebrantable y en su caridad ardiente. No permitas nunca que me separe de mi madre María, porque ella es quien educa mi corazón en la escucha y en la generosidad, para saber ser humilde y dócil a las luces del Espíritu Santo.

 

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!

¡Venga tu Reino!
Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.

Ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.