¿Quién es católico?

Mucha gente a la que se le pregunta quién es católico responde que católico es el que cree en Cristo; el que va a la Iglesia; el que hace caridades; el que es buena persona; el que cree en el Papa, en los curas… y otra mucha gente no sabe qué decir. En este caso último caso está el teólogo católico (al menos de nombre) que decía en su libro: “Si me preguntan si creo en Cristo, no sabría qué responder. Ni siquiera sé si es de las preguntas que tienen contestación”. Me pregunto qué hubiera respondido este teólogo a Cristo caso de haber vivido en Palestina en tiempos del Señor. Porque, Jesús, cuando formulaba preguntas (cosa que hacía con frecuencia) exigía respuestas rotundas y sinceras, como es obvio.

Volviendo al tema. Supuesto el bautismo, es católico:

1.- El que cree el Credo y todos los Dogmas.

2.- El que cree que la Biblia es Palabra revelada por Dios, y según la enseñanza de la Iglesia, no como a cada uno se le antoje.

3.- El que admite al Papa (unido al Colegio Episcopal) como jefe infalible de la Iglesia. (En esto hay que saber que el Colegio Episcopal sin el Papa no es infalible).

Para que una persona se pueda llamar católica, es necesario que cumpla todas estas condiciones, ya que son características esenciales del católico, de tal manera que si le falta alguna dejará de serlo. (No vale decir “Yo creo el Credo” y a continuación decir “Yo no creo en el infierno, en la Iglesia…”).

Recuerdo a un buen católico que al escuchar esto exclamó: “¡Pues con este filtro vamos a quedar muy pocos!”. A lo que yo pensé: “Pues entonces hay mucho que hacer…”.
 

¿Qué significa creer en Dios?

Nuestro mayor problema hoy es vivir en una superficialidad, separados de lo profundamente esencial.

 

Se habla a veces de manera tan superficial sobre las cuestiones más importantes de la vida, y se opina con tal ignorancia sobre la religión, que ahora se hace necesario aclarar, incluso, las cosas más elementales como el ¿qué significa creer en Dios?

A los cristianos de hoy nos toca vivir en un mundo en el que muchos hombres han desplazado a Dios de su vida y viven como si Dios no existiera; bastantes incluso niegan explícitamente su existencia. La increencia, la indiferencia, el ateísmo, nos rodean y acechan nuestra vida de fe.

Cuando una persona habla “desde fuera”, sin conocer por experiencia personal lo que es creer en Dios, piensa: Creo que Dios existe, pero no lo puedo asegurar. Sin embargo, para el que vive desde la fe, creer en Dios es otra cosa. Cuando el creyente dice a Dios “yo creo en Ti”, está diciendo: “No estoy solo, Tú estás en mi origen y en mi destino último; Tú me conoces y me amas; no me dejarás nunca abandonado, en Ti apoyo mi existencia; nada ni nadie podrá separarme de tu amor y comprensión”.

El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice “Por su revelación, «Dios invisible habla a los hombres como amigos, movido por su gran amor y mora con ellos para invitarlos a la comunicación consigo y recibirlos en su compañía» (DV 2). La respuesta adecuada a esta invitación es la fe.

Por la fe, el hombre somete completamente su inteligencia y su voluntad a Dios. Con todo su ser, el hombre da su asentimiento a Dios que revela (cf. DV 5). La sagrada Escritura llama «obediencia de la fe» a esta respuesta del hombre a Dios que revela”.

 

Entonces, la fe es la respuesta del hombre a la revelación divina. Dios ha querido comunicarse a sí mismo, darse a conocer, para invitar a los hombres a participar de la vida divina. A través de la mediación de la Iglesia, la revelación divina llega a nosotros. En el creer se manifiestan la confianza, la obediencia y la entrega. Esto lo podemos ver reflejado en los grandes personajes de la Sagrada Escritura. Como en Abraham, que al escuchar lo que Dios le pedía lo puso en práctica, en la Virgen María que igualmente escucha y obedece.

Le creemos a Dios. La fe se fundamenta, en la autoridad de Dios que se revela a sí mismo, Dios ni se engaña ni nos engaña, su autoridad es la autoridad de la Verdad. Creemos a Dios y creemos en Dios, porque Él constituye el centro y el contenido de la fe. La revelación divina nos da a conocer, ante todo, el Misterio que es Dios, en el cual el hombre encuentra la salvación.

Por eso, para creer, lo decisivo no son las “pruebas” a favor o en contra de la existencia de Dios, sino la postura interior que uno adopta ante el misterio último de la vida. Nuestro mayor problema hoy es no vivir desde el fondo de nuestro ser. Vivimos por lo general, en una superficialidad, separados de lo profundamente esencial.