Gospel for Tuesday

October 4, 2022

Tuesday of the Twenty-seventh week in Ordinary Time

 

You Are Anxious

Holy Gospel of Jesus Christ according to

Saint Luke 10,38-42.

Jesus entered a village where a woman whose name was Martha welcomed him.
She had a sister named Mary who sat beside the Lord at his feet listening to him speak.
Martha, burdened with much serving, came to him and said, “Lord, do you not care that my sister has left me by myself to do the serving? Tell her to help me.”
The Lord said to her in reply, “Martha, Martha, you are anxious and worried about many things.
There is need of only one thing. Mary has chosen the better part and it will not be taken from her.”

Word of the Lord

 

Introductory Prayer: 

Lord Jesus, you are the master of the universe, and yet you wish to listen to me and guide me. You know all things past, present and future, and yet you respect my freedom to choose you. Holy Trinity, you are completely happy and fulfilled on your own, and yet you have generously brought us into existence. You are our fulfillment. Thank you for the gift of yourself. I offer the littleness of myself in return, knowing you are pleased with what I have to give.

 

Meditation:

Does the peace of Christ reign in your home and in your personal life? Jesus loved to visit the home of Martha and Mary and enjoyed their gracious hospitality. In this brief encounter we see two very different temperaments in Martha and Mary. Martha loved to serve, but in her anxious manner of waiting on Jesus, she caused unrest. Mary, in her simple and trusting manner, waited on Jesus by sitting attentively at his feet. She instinctively knew that what the Lord and Teacher most wanted at that moment was her attentive presence.
Anxiety and preoccupation keep us from listening and from giving the Lord our undivided attention. The Lord bids us to give him our concerns and anxieties because he is trustworthy and able to meet any need we have. His grace frees us from needless concerns and preoccupation. Do you seek the Lord attentively? And does the Lord find a welcomed and honored place in your home?
The Lord Jesus desires that we make a place for him, not only in our hearts, but in our homes and in the daily circumstances of our lives as well. We honor the Lord when we offer to him everything we have and everything we do. After all, everything we have is an outright gift from God (1 Chronicles 29:14). Paul the Apostle urges us to give God glory in everything: “Whatever you do, in word or deed, do everything in the name of the Lord Jesus, giving thanks to God the Father through him” (Colossians 3:17).
When you sit, eat, sleep and when you entertain your friends and guests, remember that the Lord Jesus is also the guest of your home. Scripture tells us that when Abraham opened his home and welcomed three unknown travelers, he welcomed the Lord who blessed him favorably for his gracious hospitality (Genesis 18:1-10; Hebrews 13:2). The Lord wants us to bring him glory in the way we treat others and use the gifts he has graciously given to us. God, in turn, blesses us with his gracious presence and fills us with joy.

 

Petition: 

Lord, help me to learn how to pray better. 

 

  1. “More Things Are Wrought By Prayer Than This World Dreams of”: Many good people see prayer as a weak thing that really doesn’t help. So they put their effort into doing great projects, into doing as much as they can to bring about good in the world. This is a good thing. But prayer is essential. Even if I manage to involve thousands of others in my project, I will still not accomplish as much as when I get God involved. Getting God involved through prayer is the first and the most important thing to do if we are going to accomplish anything. As King Arthur says to Sir Bedivere in Tennyson’s Morte d’Arthur, “More things are wrought by prayer / Than this world dreams of.”

 

  1. Persevere in Prayer with Love: Many critics of prayer complain that they pray a lot, but it doesn’t seem to do any good. Well, there are a couple of things to say about that. First of all, there needs to be love for God in my heart. God needs to be someone familiar to me, a friend. In asking for a favor, I expect to get a greater response from someone I know, someone who is close to me, than from a stranger. Imagine if there were someone I barely knew, and the only time I saw him was when he needed a favor from me. Would I be inclined to give him what he needs? Second, I need to persevere. Like the Canaanite woman who asked Jesus to cure her daughter, I have to persevere in prayer when things are difficult. Her perseverance increased her faith, and in the end, it got her what she wanted. If I persevere in prayer with love, I will get all that I need.

 

  1. Cooperate with God’s Plan Instead of Insisting on Your Own: I need to remember that every prayer has its effect. How often am I disappointed when I don’t get what I’m asking for? Am I open enough in my prayer to let God work as he wants; to follow his plan and not mine? Do I force him to refuse my request by making it so narrow that there is no way to incorporate it into his plan? Even if I don’t see the results of my prayer, that doesn’t mean God is not listening. God always rises to the occasion and will often do something a lot better than what I wanted him to do. He does what is best for me, even if it does not entirely conform to my plan. I may never know or realize—in this life—the specifics of how God listened to my prayers. It takes faith to accept this.

 

Conversation with Christ: 

Dear Lord, whatever project I undertake, help me to remember to start it with prayer, pray while I am doing it, and finish it with prayer. I want to be close to you like Mary. I want to serve you like Martha. Help me to find the right order and balance in my life. 

 

Resolution: 

When I consider the biggest thing I am doing for God today, I will be sure to ask him in prayer to bless it.

 

Prayer:

Lord Jesus, to be in your presence is life and joy for me. Free me from needless concerns and preoccupations that I may give you my undivided love and attention.

Evangelio del martes

4 de octubre, 2022

Martes de la 27ª semana del Tiempo Ordinario

 

La sabiduría de la hermana menor

Del Santo Evangelio según

San Lucas 10,38-42.

Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa.
Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.
Marta, que estaba muy ocupada con los quehaceres de la casa, dijo a Jesús: “Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude”.
Pero el Señor le respondió: “Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas,
y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria. María eligió la mejor parte, que no le será quitada”.

Palabra del Señor

 

Oración introductoria
Jesús, así como aquel día entraste en la casa de Marta, hoy también vienes en esta oración a mi vida. Ayúdame a ponerme espiritualmente a tus pies. Quiero dejar de lado todas las distracciones, preocupaciones, ideas y sentimientos que me impidan ponerme a tu escucha.

Petición
Jesús, ayúdame a escoger siempre la mejor parte, que es la oración, que es tu Reino, que es tu amor.

Meditación del Papa
Que también en nuestra vida cristiana oración y acción estén también profundamente unidas. Una oración que no conduce a la acción concreta hacia el hermano pobre, enfermo, necesitado de ayuda, el hermano en dificultad, es una oración estéril e incompleta. Pero del mismo modo, cuando en el servicio eclesial se está atento sólo al hacer, se da más peso a las cosas, a las funciones, a las estructuras, y se olvida la centralidad de Cristo, no se reserva tiempo para el diálogo con Él en la oración, se corre el riesgo de servirse a sí mismos y no a Dios presente en el hermano necesitado. San Benito resumía el estilo de vida que indicaba a sus monjes en dos palabras: “ora et labora”, reza y trabaja. Es de la contemplación, de una fuerte relación de amistad con el Señor donde nace en nosotros la capacidad de vivir y llevar el amor de Dios, su misericordia, su ternura hacia los demás. Y también nuestro trabajo con el hermano necesitado, nuestro trabajo de caridad en las obras de misericordia, nos lleva al Señor, porque nosotros vemos precisamente al Señor en el hermano y hermana necesitados.

Tal vez Marta era la mayor de las dos hermanas, no lo sabemos, pero ciertamente aquella mujer tenía el carisma de la hospitalidad. Efectivamente, mientras María escucha a Jesús, ella está totalmente ocupada con otros quehaceres. Por eso, Jesús le dice: «Marta, Marta, te afanas y preocupas por muchas cosas». Con estas palabras, ciertamente no pretende condenar la actitud del servicio, sino más bien la ansiedad con la que a veces se vive. También nosotros compartimos las preocupaciones de santa Marta y, siguiendo su ejemplo, nos proponemos asegurarnos de que, en nuestras familias y en nuestras comunidades, vivamos el sentido de aceptación, de fraternidad, para que todos puedan sentirse “como en casa”, especialmente los pequeños y los pobres cuando llaman a la puerta. (S.S. Francisco).


Reflexión
Se cuenta que, en una ocasión, un famoso científico alemán quiso realizar una expedición por el Amazonas. Era una eminencia en los diversos ramos del saber. Llegado al Brasil, le pidió a uno de los naturales del lugar que lo llevara en su barca, río adentro. El joven aceptó con gusto. Durante la travesía, el sabio preguntó al joven: ¿Sabes astronomía? No. ¿Y matemáticas? Tampoco. ¿Y biología o botánica? –No, yo no sé nada de esas cosas, señor –le respondió el muchacho, muy confundido—. Yo sólo sé remar y nadar. ¡Qué pena! –le dijo el científico— has perdido la mitad de tu vida. Y guardaron silencio. Al cabo de una media hora se precipitó una tormenta tropical y la barca amenazaba naufragar. Entonces el barquero preguntó al científico: ¿Sabe usted nadar, señor? –No –contestó el sabio-. Y el muchacho, con tono apenado, le dijo: -¡Pues usted ha perdido toda su vida!
Esta simpática historia nos puede ayudar a comprender que hay cosas buenas y necesarias, pero que no son las más importantes de la vida. Mientras que otras, aunque sean aparentemente menos importantes, son las más fundamentales. En otras palabras, nos descubre el sentido de lo esencial.
El Evangelio de hoy es uno de los pasajes que a mí más me gustan, precisamente porque nos revela de una manera clarísima el sentido de lo esencial en nuestra vida.
A Jesús le complacía hospedarse en la casita de Betania porque allí tenía buenos amigos que lo querían, lo acogían con gusto y con quienes pasaba unos ratos de descanso y de familiaridad muy agradables. Lázaro, Marta y María eran amigos y confidentes de nuestro Señor. Marta –la hermana mayor— fungía de anfitriona, de ama de casa, y se multiplicaba para atender lo mejor posible a un Huésped y a un Amigo tan singular. Y la señora de casa hacía todo lo posible por ofrecerle lo mejor y por “lucirse” en el servicio y en las atenciones… “Se multiplicaba para dar abasto con el servicio” nos dice el evangelista.
Mientras tanto, María, toda despreocupada, “sin hacer nada”, se sentaba plácidamente a los pies del Señor a escuchar su palabra. Marta, toda nerviosa y ajetreada, se para entonces un momento y, en tono de queja, le dice a Jesús que le pida a la hermana menor que la ayude en el servicio, ya que ella no alcanza con todo.
Seguramente esperaba que, ante la petición del Maestro, su hermana se levantaría a ayudarla. Y, sin embargo… ¡le salió el tiro por la culata! No sólo no logró que María le echara una mano, sino que, además, se ganó una dulce reprensión de parte del Señor: “Marta, Marta, tú te inquietas y te turbas por muchas cosas… pero sólo UNA es necesaria –le dice-. María ha escogido la mejor parte, y no le será arrebatada”.
Yo creo que no siempre se ha hecho justicia a Marta. Tal vez hemos pensado que Marta se ganó la “regañina” del Señor porque estaba equivocada. No. Marta estaba haciendo una cosa estupenda, maravillosa: estaba sirviendo al Señor. ¡Qué privilegio! Sin embargo, a pesar de todo, sí tuvo un error, y Jesús no tardó en hacérselo ver. El problema no está en servir al Señor, sino en la manera de hacerlo. Lo que Jesús reprueba no son sus servicios y sus atenciones, sino la agitación, la dispersión, el andar corriendo en mil direcciones y perder la paz del corazón.
Marta se deja ganar por lo urgente y sacrifica lo importante; se queda con lo accidental y descuida lo esencial; se deja copar por el activismo y olvida la contemplación, la escucha de la palabra del Señor, que es lo que verdaderamente importa. Olvidó que la llegada del Señor a su casa era la gran oportunidad para estar con Él y escucharlo, y prefiere, en cambio, la acción. Pero cae, al mismo tiempo, en la precipitación, en el ruido, en la agitación y el nerviosismo. “La prisa –nos dice Tito Livio en un pasaje de sus Annales- es imprudente y ciega”. Marta acoge a Jesús en su casa, pero María lo acoge dentro de su corazón, en su propia intimidad.
Tal vez incluso Marta quería quedar bien ante el Señor, reservándole lo mejor de sus servicios, pero se quedó en las cosas del Señor; mientras que María escogió al Señor de las cosas y le entregó su ser entero.
Por eso, creo que habría que preguntarnos hoy a qué damos nosotros más importancia en nuestra vida: al “actuar” o al “ser”; al activismo y a una cierta “herejía de la acción” o a la oración y a la contemplación, que es la condición indispensable para una acción fecunda en el apostolado. Si no tenemos el corazón lleno de Dios, nuestra acción será sólo un ruido vacío y estéril. “Mucho ruido y pocas nueces”, reza el proverbio popular.
No se trata de preferir una de las dos actitudes y de descartar la otra. Hemos de unir las dos dimensiones en nuestra vida, pero insistiendo en lo ESENCIAL: oración y acción, escucha y servicio. Pero siempre, poniendo lo primero en el lugar que le corresponde. Ojalá que a nosotros no nos tenga que llamar la atención nuestro Señor, como a Marta: “Tú te inquietas y te turbas por muchas cosas, pero una sola es necesaria”.

Propósito
Ojalá que nosotros sepamos, como María, escoger la parte mejor –al Señor- pues nadie nos lo arrebatará. ¡Él es el Único necesario! Todo lo demás nos lo dará Él por añadidura.

Diálogo con Cristo
Jesús, gracias por este momento de oración. Quiero permanecer a tus pies, como María, porque mi vida depende de escucharte y experimentar tu cercanía. Dame la gracia de que en mi vida triunfe siempre la gracia sobre el pecado, la fidelidad sobre las tinieblas, el amor sobre el egoísmo, la oración sobre el activismo. Porque sólo si me lleno de Ti, podré darte a los demás.

 

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.